Vengador de ensueño

30 11 2015

Él no conciliaba el sueño. Esto le llevaba buscar algo que leer, mirar televisión, a veces incluso a caminar dando vueltas alrededor de la casa.

Era una situación muy irritante. Quizá era el estrés del trabajo, los proyectos que se acumulan con fechas que no entienden razones.

Era un círculo vicioso: El estrés del trabajo le impedía dormir; el no poder dormir le hacía más difícil el trabajo y esto le generaba más estrés. El estrés adicional le impedía dormir bien.

Parecía una trampa sin fin.

Ya harto de la situación fue a su escritorio miró hacia el cielo y exclamo “¡Odio al mundo!”.

Encendió su computadora y empezó a programar.

Tituló al programa como “Venganza”. Y empezó a digitar con fastidio en su rostro, golpeando insistente el teclado, observando irritado la pantalla.

Por ratos se tomaba la cara y contemplaba la pantalla; pero solo un momento para luego retomar la escritura.

“¡Los odio, los odio!” se repetía.

“¡Quiero vengarme del mundo!” decía levantando la voz.

Y era como si junto con la cólera sus neuronas brillara, su mirada se avivara y su pulso arremetiese alimentando su mente… para facilitarle todo.

Ágil y descompilando, iba elucubrando en su cerebro y desarrollando con sus dedos su venganza.

 

Avanzaba la noche y cada vez su escritura tomaba más forma; su resentimiento iba haciéndose de un cuerpo.

 

Era como tirarse sobre ruedas por una pendiente; ya no podía parar. Y los códigos destellaban ante sus ojos, emanando de sus manos.

Y no paró hasta el amanecer.

Con el alba sobre si, se detuvo; sonrió mostrando los dientes… quizá como mirándose en un espejo, viendo su alma, sus emociones y su rostro reflejados en ese código. Así era él, así se sentía y así le conocerían.

Abrió el cajón de su escritorio y sacó un plumón rojo. Lo destapó y pintó una tecla con él.

Allí estaba, mente maligna, el botón rojo del villano. El que lanzaría su ataque final, su venganza contra el mundo para hacerles sentir su total crueldad.

Y con su mirada fija en el botón rojo, levantó la mano lo más que pudo allí sentado. Y dejó caer como una bomba su dedo sobre el botón; lanzando a la red de redes su venganza.

Ese día se fue contento a trabajar; en la oficina su sonrisa no se borraba. No parecía cansado; salvo las ojeras, Su ánimo fue el mejor y su falta de sueño ni se notó. La ansiosa espera lo tenía tan activo. Pero habría que esperar hasta el día siguiente.

Al llegar la noche, como siempre fue a casa, le quitó la batería a su móvil… y como nunca ni bien pegó la cabeza a la almohada durmió plácidamente.

 

De repente durante toda la madrugada cientos de miles de celulares empezaron a sonar. Alarmas de celulares de distintos lugares despertaban a sus dueños con sonidos estruendosos.

Los confundidos usuarios despertaban tensos para empezar la jornada; salir de la cama, empezar a cambiarse… hasta darse cuenta que sus alarmas habían fallado y les habían levantado en plena madrugada.

Durante el día y de noche, mientras el vengador dormía, el virus se había desplazado, llegando desde las redes a los móviles de cuanto usuario pudo, infectado a los contactos de uno y otro aparato; instalándose en ellos para programar los despertadores aleatoriamente entre las 2:00 y 4:30 de la mañana.

Ese día gente de diferentes lugares llegó refunfuñando. Varios compañeros de su oficina empezaron a comentar que algo raro les había pasado; que algo había sucedido con sus alarmas; pensaban que alguien del trabajo les había jugado una broma y les había activado las alarmas a esas horas. Todos ellos con el sueño interrumpido y desencajado.

Él sintió un regocijo inmenso. Su plan había funcionado.

Durante las siguientes semanas… aleatoriamente, las alarmas de los móviles de distintas personas empezaron a sonar siempre entre las 2:00 y las 4:30. No siempre dos días seguidos, a veces no , a veces sí. Molestando, fastidiando. Incluso a veces varias veces en la misma madrugada.

La red se fue extendiendo, de cientos de miles a millones, y de un país a otro.

De pronto el mundo entero sufría. La gente de todo el mundo iba atando cabo y comprendiendo que algo extraño pasaba; un día eran ellos, otro día un conocido o su pareja, sus hijos, su jefe, su proveedor, su cliente.

Entonces el mundo dejó de dormir en paz.

Reacciones diversas llenas de frustración se fueron presentando. Gente que despertaba gritando, otros artos lanzaban sus teléfonos. Algunos se deban cuenta que había un problema y quitaban la batería. Otros intentaban configurarlos y por algunos días parecía funcionar, hasta que nuevamente la tortura regresaba.

Se generaban discusiones en casa; culpando a la pareja, al hijo o a la hermana por quitarle el sueño al resto.

Los conflictos y la ira llegaban también al trabajo y lugares de estudio.

La aleatoriedad de los ataca por momentos daba tranquilidad solo para volver y general tal frustración.

 

Largas colas se hacían en las tiendas de las empresas de telecomunicaciones. Caos en todas partes originados solo con un impertinente sonido.

El vengador sentía que era como tumbar grandes muros de una fortaleza con una pequeña campana o un insignificante silbato.

 

Pasaban los meses y el asunto era insostenible. Las noticias empezaron a hablar de ello, en las redes también. Ya era claro que todos eran presa de un virus, un programa malicioso que les estaba haciendo la vida miserable. La dependencia a los celulares les hacía difícil alejarlos de ellos. Quitarles las baterías era algo molesto y en muchos casos era un problema pues no deseaban desconectarse nunca.

Empresas de sistemas empezaron a desarrollar un antivirus y con relativo éxito fueron detectando el problema. Otros programas afectados fueron enviando actualizaciones para evitar la maldición de la alarma aleatoria.

Aun nuevos aparatos y aquellos que aún no habían sido asegurados seguían sufriendo con la alarma.

Muchos aún quedaron afectados de los nervios; a veces despertando a media noche pensando en ese estruendoso ruido incontrolable.

El vengador fabricó un álbum negro; en el todas las portadas de diarios, declaraciones de personas refiriéndose al “virus de la alarma”, afiches coloridos, imágenes emotivas, fotos de celulares rotos de la frustración.

En ella también guardó en la primera hoja una foto de su teclado con el botón rojo.

Ahora, cada vez que no puede dormir o algo le preocupa, vuelve a ojear ese álbum negro que lleva en su tapa en letras blancas “Vengador de ensueño”.





Error en #CorredorAzul – Puntos de Embarque

4 09 2014

Error en el #CorredorAzul con los puntos de embarque:

Más allá del asunto de la desinformación y costumbres por cambiar, además de la falta de buses por integrar en el Corredor Azul, uno de sus errores más graves es el manejo de los Puntos de Embarque.

Antes de que me señalen como un opositor al progreso, quiero aclarar que estoy a favor de la reforma del transporte y me encantaría que en todas las avenidas donde no haya un tren o un sistema preferencial con terminales (como el metropolitano) se instaure un sistema como el del corredor azul. Dicho esto, espero haber aclarado que mi intención es aportar construyendo y no destruir.

“Paraderos para más de una línea o ruta con un solo punto de embarque”:

Lo que estoy criticando es que en cada paradero donde se debe tomar más de una ruta se tiene un único Punto de Embarque (zona de subida) y de la cual además parte una única cola.

Esto es un terrible error ya que genera que en una misma cola esté la misma gente que subirá a diferentes buses.

El tener personas que esperan diferentes buses en una misma cola provoca que se interrumpan entre sí. En determinado momento un grupo de personas no querrá subir y otras tendrán que abrirse paso entre quienes no van a ese bus; generando que se rompa la fila, haya caos, desorden y conflicto.

¿Por qué esto no sucede en el resto de avenidas en un mismo paradero?

Para entender lo que sucede, tendríamos que ver qué pasa en el resto de avenidas que no cuentan con este sistema.

Si bien en un mismo paradero también se detienen varias líneas, en el instante que estas se detienen una tras otras, se “crean”, por así decirlo, múltiples puntos de embarque. No hay una fila rígida, y la gente se distribuye entre los diferentes vehículos. Por supuesto esto está mal, pero no por los múltiples puntos de embarque en sí, sino que se sube como sea y donde sea, alrededor (o no) de un paradero.

Embarque

Solución:

Cada ruta o línea debe tener su propio punto de embarque, ya sea un mismo paradero o colocando otro contiguo para la otra línea o ruta.

De este modo no habrán colas únicas con gente que busca subir a diferentes buses, evitando así que se interrumpa el ingreso a los vehículos y no se rompan las filas, ni se interrumpa el paso fluido que debe haber.

https://www.facebook.com/notes/jorge-alexander-baudouin-nu%C3%B1ez/error-en-corredorazul-puntos-de-embarque/705761466146253





Error en #CorredorAzul – Puntos de Embarque

4 09 2014

Error en el #CorredorAzul con los puntos de embarque:

Más allá del asunto de la desinformación y costumbres por cambiar, además de la falta de buses por integrar en el Corredor Azul, uno de sus errores más graves es el manejo de los Puntos de Embarque.

Antes de que me señalen como un opositor al progreso, quiero aclarar que estoy a favor de la reforma del transporte y me encantaría que en todas las avenidas donde no haya un tren o un sistema preferencial con terminales (como el metropolitano) se instaure un sistema como el del corredor azul. Dicho esto, espero haber aclarado que mi intención es aportar construyendo y no destruir.

Paraderos para más de una línea o ruta con un solo punto de embarque:

Lo que estoy criticando es que en cada paradero donde se debe tomar más de una ruta se tiene un único Punto de Embarque (zona de subida) y de la cual además parte una única cola.

Esto es un terrible error ya que genera que en una misma cola esté la misma gente que subirá a diferentes buses.

El tener personas que esperan diferentes buses en una misma cola provoca que se interrumpan entre sí. En determinado momento un grupo de personas no querrá subir y otras tendrán que abrirse paso entre quienes no van a ese bus; generando que se rompa la fila, haya caos, desorden y conflicto.

 

¿Por qué esto no sucede en el resto de avenidas en un mismo paradero?

Para entender lo que sucede, tendríamos que ver qué pasa en el resto de avenidas que no cuentan con este sistema.

Si bien en un mismo paradero también se detienen varias líneas, en el instante que estas se detienen una tras otras, se “crean”, por así decirlo, múltiples puntos de embarque. No hay una fila rígida, y la gente se distribuye entre los diferentes vehículos. Por supuesto esto está mal, pero no por los múltiples puntos de embarque en sí, sino que se sube como sea y donde sea, alrededor (o no) de un paradero.

Embarque

 

Solución:

Cada ruta o línea debe tener su propio punto de embarque, ya sea un mismo paradero o colocando otro contiguo para la otra línea o ruta.

De este modo no habrán colas únicas con gente que busca subir a diferentes buses, evitando así que se interrumpa el ingreso a los vehículos y no se rompan las filas, ni se interrumpa el paso fluido que debe haber.





El pastelito estafador

14 05 2014

Y esta es la historia

del pastelito estafador;

que con su aroma y dulzura,

estafó a mas de un millón.

Dijo “ya llego”, y no llegó.

Dijo “ya vuelvo”, y no volvió.

Yo la esperé

¿y qué hizo ella?… retozó.

Imagen





Cineplanet – “¿comisión online?”

4 05 2014

Estimados señores de Cineplanet,

Ayer hice una compra de 2 entradas por Internet para ir a sus salas del Centro Cívico. La verdad todo salió bastante bien salvo por 2 cosas sobre las cuales tengo duda:

1.- Que al momento de hacer el cargo a la tarjeta no lo hacen en soles sino en dólares. Antes esto no sucedía (o al menos hace unos meses, cuando he comprado entradas para ir a Risso o Primavera). Quisiera que me confirmen si esto es así. Aun no recibo el cargo en mi tarjeta, pero al momento de la compra indicaron eso.

2.- Lo que si fue algo muy extraño fue el cobro de S/. 2 por concepto de “Comisión de Venta Online”. No se si realmente me lo cargaron porque en la venta total que indican en la nota enviada a mi correo no suman esos 2 soles que indican allí mismo.

Imagen

Sería realmente una pena y un retroceso si es verdad que están cobrando por comprar por Internet.

Como prueba adjunto imagen de mi compra.

PD: Alguna vez también por Internet hice público mi agradecimiento ( https://kokyjabn.wordpress.com/2013/04/18/gracias-cineplanet/ ) cuando me ayudaron con unas entradas que perdí. Pero así como agradezco, lo justo es también comunicar lo que no está claro.





Monope – El monopolio en Excel

13 06 2013

El juego del monopolio, como antes he comentado en otro artículo, me gusta y me divierte jugarlo con amigos. Es por eso que desde hace tiempo pasaba por mi mente hacer algo por mí mismo relacionado con este juego; una idea era “hacer mi propio monopolio en Excel”.

La idea estaba allí, iba y venía, pero hace como uno o dos meses me animé a hacerlo como jugando, como quien trata de pasar el tiempo. Y así poco a poco, cada vez que me animaba, me sentía aburrido o se me ocurría avanzaba un poco e iba plasmando las ideas para un monopolio en Excel.

Finalmente  hace algunas semanas terminé el juego. Un archivo que incluye un instructivo, el tablero y una hoja para ver el valor de las propiedades.

Monope

Intención:

Mi intención era permitirle a las personas tener a la mano, de fácil acceso un monopolio amigable, funcional que les permitiera tener lo indispensable para jugar.

Es por ello que las funciones son semi-automáticas, no completamente automáticas porque sería algo rígido.

Características:

  • Puede jugarse hasta con 5 participantes
  • Las fichas deben moverse de forma manual en su respectivo carril.
  • El Botón “Ejecutar” permite grabar los ingresos y egresos que se registren (Marcando previamente X en el recuadro que activa la función).
  • El Botón “Reset” borra todo, permitiendo dejar el Excel limpio para empezar un nuevo juego.
  • El precio de los alquileres cambia según la situación (número de casas, solares que posee el mismo dueño, etc)
  • Las Propiedades pueden cambiar de nombre.

Más indicaciones en la pestaña “Instrucciones” en el mismo archivo.

Para descargarlo aquí: Monope  O envíeme un correo a kokyjabn@hotmail.com escribiendo en el asunto Monope.





Dosis de arte

30 08 2012

Gracias al artista Ernest Zacharevic la ciudad de Penang de Malasia luce bella. Creatividad, buena actitud y una dosis de arte pueden hacer un cambio tan drástico y positivo que creo yo… mas ciudades deberían imitar esta iniciativa.

 

Fuente: Ignat.de

Facebook de Zacharevic