Misión Desayuno

6 04 2020

La misión, comer un desayuno muy rico cada día.

De todos los momentos del día, decidí disfrutar lo más que pueda el desayuno.

No podré comprar lujos, pero si pequeñas joyas a mis ojos y paladar.
Para ello habría que hacer lo posible cada día.
Trataría de juntar pequeñas cosas, combinarlas, convertirlas, para ser un poco feliz un instante.

Ya de por sí, el desayuno es un momento sumamente feliz. Entonces, por qué no aprovechar ese impulso, para agrandar la fiesta, no el menú, pero si el goce y la alegría.

Todo inicia en ese momento en la mañana que empiezo a planear qué desayunar. Con cada opción es inevitable sonreír. Cada idea es el primer bocado, la primera alegría. Como si la mente me diera una muestra gratis muy real en ese instante.

Luego, prepararlo te permite otro disfrute, le vas dando forma a tu felicidad.

Finalmente servirlo, para saborearlo con los ojos y luego disfrutarlo tranquilamente.

Es un disfrute de cuatro tiempos, al pensarlo, prepararlo, contemplarlo y saborearlo.

Pequeñas alegrías que disfrutas más al ser consciente de su goce y valor.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: