Estado productivo

11 06 2011

Siempre es polémico el tema de cuánto debe intervenir el Estado en la economía de un país y sobre todo en las industrias productivas de éste.

A lo largo de horas de discusión y cientos de páginas se revelan múltiples (y en algunos casos hasta repetitivas) razones para operar de un modo o de otro.

Independientemente de si es bueno o no la mayor o menor intervención del estado en mas o menos actividades productivas, creo que hay un proceso o etapas que un estado debe seguir para intentar o dar sus primeros pasos como un estado activo en los procesos productivos de un país:

Mostrar capacidad en las tareas, responsabilidades y organismos inherentes al estado:

Básicamente, antes que nada, antes de dar cualquier salto, el estado debe demostrar eficiencia, éxito, capacidad de gestión y logro de metas y objetivos claros en el manejo de los organismos y tareas primarias que tiene el estado bajo su responsabilidad.

“¿Cómo está nuestro sistema educativo? ¿Cómo está nuestro sistema judicial? ¿Cómo está nuestro sistema de comunicación? ¿Cuál está la situación de nuestra policía y nuestras fuerzas armadas? ¿Cómo están el resto de empresas estatales en la actualidad?”

La situación de estas instituciones en la actualidad reflejarán en cierto grado la posibilidad de éxito o fracaso de un posible ingreso del estado en las actividades productivas. Si el estado tiene serios problemas en la gestión de sus actuales organismos y responsabilidades, qué garantías se puede tener de que esto no sucederá en las actividades productivas que planea manejar; con el riesgo e impacto que esto puede tener en el resto del país?

Primer objetivo – Ser buenos gestores de nuestras actuales responsabilidades:

Es por este motivo que lo primero que debería hacer un estado, desde mi punto de vista, es ponerse como primera meta, llegar a conducir todos los sistemas primarios a un nivel de eficiencia aceptable, apuntando siempre a un nivel brillante.

Esto no se puede lograr de la noche a la mañana; tendría que ser un esfuerzo de mediano o largo plazo, al menos de mediano plazo. Una meta que mas que un fin será solo un paso, tanto para que el aparato estatal se demuestre así mismo y al resto de lo que es capaz, como para aprender a cómo alcanzar la eficiencia en gestión a lo largo de este proceso y así poder poner en práctica lo aprendido, en un nivel mucho mas crítico y delicado, como lo son las actividades productivas de un país.

Competencias por alcanzar:

A continuación resalto algunas competencias que el estado debe alcanzar, en su camino a una mayor intervención en las actividades productivas:

– Eficiencia en todos los procesos.

– Capacidad para alcanzar objetivos claros.

– Capacidad de gestión.

– Erradicar e impedir la posibilidad de corrupción.

De estos cuatro puntos, el mas importante es el control de la corrupción. Es la principal lacra y enfermedad con la que cargan los sistemas administrados por el estado. A su vez, es el objetivo que una vez superado permitirá alcanzar los otros tres.

Conclusión:

Solo alcanzando la eficiencia en las actuales y primordiales tareas estatales, así como colocándose este asunto como meta principal, el estado estará listo para mayores y mas delicadas responsabilidades. Mientras no lo consiga, sus errores y problemas serán fiel recordatorio de no estar en capacidad de manejar mayores responsabilidades.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: