Borracho al hombro

22 02 2009

Hace mucho, como un par de años que no me pasaba esto.

La primera vez sucedió con Lucía y Willy, dos amigos del trabajo; eramos nuevos y se presentó una fiesta; fuimos, estuvimos pasandola muy bien… pero al aparecer ellos 2 la estaban pasando mucho mejor que el resto, lo cual terminó siendo para mi un lío:

Tuve que hacerme cargo de mis dos amigos, quienes estaban en pésimas condiciones etílicas…

Ella estaba insoportablemente engreída y el otro insoportablemente fastidoso y molesto… es decir, sus personalidades se extrapolaron.

Como estaban tan mal y ningún taxi deseaba llevar borrachos, con el primero que conseguí tuve que llevarlos a mi casa, tirar a cada uno en un cuarto y esperar hasta mañana… al día siguiente todo fue risas, pero nunca más me hice cargo de borrachos, hasta hace un día…

La segunda vez: Fuí con mi pata Carlos a la celebración que organizaba Lucía por su cumpleaños, ya habíamos planeado Carlos y yo, de mutuo acuerdo salir temprano (a las 02:00 a.m.) de la discoteca pues tendríamos un partido temprano al día siguiente (a las 09:00 a.m.)

Las horas pasaban, los amigos llegaban, los tragos iban y venían, la música, la fiesta, las risas… y llegaron las 02:00 a.m.:

– Yo le digo: “Carlos, vamonos; ya son las 2 y mañana tenemos el partido, recuerda”

– Carlos, en un claro estado de afectación por el alcohol ingerido responde: “Ya, en un rato.. en un rato…”

– Yo insisto: Carlos, pero mañana no podremos levantarnos, a caso ya no quieres jugar?

-Carlos: “Un rato… un rato”

En ese momento debí darme cuenta que Carlos había entrado en un trance de necedad… creí que podríamos darnos un tiempo más, pero me equivoqué. A la media hora me siento juntoa carlos y… lo veo muy mal

– Carlos, totalmente zombi me dice: “Ayudame a ir al baño”

Y empezó el calvario, Carlos no podía caminar bien. Lo lleve al baño, intentó vomitar, pero no podía…  trataba de ayudarlo, pero nada… seguía sin poder, y así estuvo sufriendo por varios minutos hasta que lo logró; luego se sentó sobre W.C. con la tapa puesta, como su fuera una silla.

– Yo le digo: “Ya, ahora vamos a casa, te lelvaré para que descances.”

– Carlos, se niega: “No, un rato; necesito un rato, dame 2 minutos, 2 minutos por favor.”

Otro error hacerle caso… me estuvo paseando por casi media hora diciéndole para irnos y él dandome alguna excusa para no moverese. Cuando me di cuenta que solo se estaba negando, yo me puse más necio que él y lo convencí.

Ahora venía el otro problema, Carlos practicamente no podía caminar sin ayuda, solo daba tumbos; él pesa 25 kilos mas que yo aproximadmente y estamos en el primer piso de los 3 pisos que tenía la discoteca (la salida estaba en el 3er piso), sumándole además el resto de escaleras que había que subir para salir del centro comercial Larcomar.

La subida fue penosa, dolorosa, vergonzosa, difícil, sufrida y llena de malabares para que no se me caiga, ni caerme con él por el peso… me sentí Jesús llevando una cruz.

En el taxi, era seguir con la lidia porque había que hacer lo posible para que no se durmiera, ni se diera de cabezasos contra la ventana del auto, además de estar atento a si vomitaba o no.

Al llegar a su casa, el castigo no terminába; Carlos vivía en el tercer piso de un edificio sin acensor… ahora si Carlos no se podía mover, era como un bebe de 7 meses que está aprendiendoa caminar y no da un solo paso bien… las gradas eran más empinadas y en ese momento sentía mucho más el peso.

Entrando a su casa había otra preocupación, el perro… siempre que he ido a visitar a Carlos su perro me ha recibido mal, con ladridos y demás… pensaba si ahora nos molestaría. Felizmente, por algún motivo, quizá el sueño, el perro casi no ladro más que pocos segundos.

Carlos estuvo necio durante todo el camino y llegando a su casa, se negaba a entrar a su cuarto, insistiendo que debía llevarlo al baño… nuevamente me puse mas necio que él y lo arrogé sobre su cama, donde se quedó automáticamente dormido.

Hoy (21/02/2009) por la mañana fui a jugar el partido de fútbol; al cual, por su puesto, Carlos no fue. Sin embargo, los dos nos reímos de lo que pasó; y otra vez espero no volver a llevar borrachos, por más divertido que paresca todo al final.


Acciones

Information

One response

10 03 2009
Carlos

Despues de varios dias que alguien (tal vez lucia o Willy)me comentó sobre esta publicación me animo a leerla; y luego de hacerlo como 3 veces y matarme de risa solo me queda por decir: GRACIAS TIO!!!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: