Halloween 2008

2 11 2008

El viernes 31 pensaba q pasaría la noche de Halloween tranquilo en mi casa, viendo alguna peli, jugando o con algún amigo… la verdad es que el trabajo de la semana me tenía algo cansado y quería calma; al menos eso planeaba…

Pero mi amiga Katia me llamó, me contó q tenía una fiesta. No estaba seguro de ir, pero al menos conversar con ella luego de tantos días de seguro sería bueno.

Nos encontramos y empezamos a buscar un taxi mientras conversabamos… o sorpresa, no había taxis, todos estaban llenos; caminamos y caminamos buscando una avenida o paradero para tomar un carro, pero nada. De pasada tantas eran mis ganas por ir al baño que entramos un momento a una sanguchería. Seguimos caminando mientras ella se desesperaba (yo ya estaba felíz luego de haber encontrado un baño)… y cada vez se desesperaba mas por cruel que era el destino con nosotros y nos hacía todo difícil. Yo estaba tranquilo, hasta feliz de estar pasando un rato con ella, pero igual no seguía su angustia que de pasada me la transmitía y me ponía tenso. No me molestaba caminar, no me molestab el trafico, no me molestaba no encontrar taxi en mas de 4 kilomelotros; pero me volvía loco que se lamentara tanto de lo que pasaba.

Finalmente, entedí que el hecho de q las cosas no salieran bien y estuviera yo ahí le molestaba mucho; pero ella no se daba cuenta q para mi nada estaba saliendo mal, todo estaba bien pq nos estabamos viendo y conversando luego de tiempo.

Llegamos a su casa, esperé un rato mientras se arreglaba; luego llegó una amiga suya, Pamela, muy chvre y agradable con quien conversé muy amenamente esa noche. Katia estaba desanimada así que fuimos a pasear y comer algo a ver si se animaba con ello. Y así fue, una rica pizza en Miraflores, junto con una conversa sobre las parejas le devolvió el animo; llegaron 2 amigos más y juntos fuimos a Larcomar.

Los locales en Larcomar estaban repletos, pero igual nos metimos a uno, donde todos apretados bailamos por laaargo rato, jajaja. Música, gente, bebidas, luces, disfrases, amigos… muy bien; pero el calor era algo fastidioso; felizmente nos ubicamos bajo una salida de aire que nos refrescaba.

Finalmente volvimos a casa, llevé a Pamela hasta su casa en carro e igual, se hizo muy agradable el camino conversando con ella. Luego volví cantando a mi casa.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: