Carros chocones

13 07 2008

Ayer por la mañana me dirigía a mi trabajo; era algo tarde así que tomé un taxi. El taxista me era familiar porque solía parar siempre en el mismo lugar para recoger pasajeros a pocas cuadras de mi casa. Se veía una persona amable, y su piel era extrañamente oscura, como su hubiera sufrido de alguna quemadura o algo por el estilo.

El tráfico estaba sumamente pesado, así que decidí no hacerme bolas ni agustiarme y mas bien tomarlo con calma (Pensé: “Demorará lo que tenga demorar”); cogí mi celular y me puse a jugar Splinter Cell hasta que llegaramos.

Todo iba bien; yo me entretenía, el taxista hacía lo suyo mientras escuchaba música, el tráfico tambien ponía de su parte haciendolo todo mas lento… hasta que toda esa armonía se rompio en un segundo.

Sentí un fuerte golpe y un sacudón en todo el auto. Cuando miré para ver que nos golpeó, había una camioneta conducida por una señora, la cual se veia muy seria… atónita; creo que estaba asustada. Luego unos alaridos llamaron mi atención. El taxista gritaba y se lamentaba mientras movía de un lado al otro su brazo derecho; él gritaba “mi mano… mi mano! me he quebrado la mano!”

Cuando vi su mano, me di cuenta que estaba fuera de lugar; al parecer se había dislocado la muñeca gravemente. Me quedé helado, pero pude atinar a calmarlo y le dije que se quitara el reloj que tenía en ese brazo. Esperé un momento a que llegara la policía para que lo atendiera; le pagué lo acordado y me fui caminando.

No estaba muy lejos del trabajo así que podía caminar… la verdad lo necesitaba; lo que pasó me chocó un poco y sentí que la caminata me caería bien; subirme a otro carro tan rápido no era la voz. Mientras caminada pensé que quizá por el susto pude no haber notado si tenía algún daño; felizmente luego de revisarme todo era verdad que estaba ileso, eso me calmó.

La lección del día; pónganse cinturón de seguridad, incluso si van en el asiento de atrás; yo no lo tenía puesto, pues solo lo hago cuando condusco o voy de copilto. La verdad es que fue una suerte que no me sucediera nada.

Nota: Tres días después, una amiga tuvo un accidente; el bus en el que iba al trabajo chocó. Me pregunto si algún día utilizarán el tacógrafo sobre el cual escribí.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: