Nunca tan ingrato

26 06 2014

26/06/2014

De todas las veces que he sido un ingrato, nunca me he sentido más ingrato que hoy.

Se que tenía mil cosas en la cabeza, y luego llegué a pensar que todo estaría bien.

 

Pero igual debió ser una alerta y una razón para darse un momento y conversar con amistad.

 

Lamento entre muchas cosas no haber tenido, o no haberme hecho la oportunidad para jugar contigo la última pichanga.

 

Me has hecho pensar en mis amigos y no darse un tiempo no nos hace bien.





El pastelito estafador

14 05 2014

Y esta es la historia

del pastelito estafador;

que con su aroma y dulzura,

estafó a mas de un millón.

Dijo “ya llego”, y no llegó.

Dijo “ya vuelvo”, y no volvió.

Yo la esperé

¿y qué hizo ella?… retozó.

Imagen





Cineplanet – “¿comisión online?”

4 05 2014

Estimados señores de Cineplanet,

Ayer hice una compra de 2 entradas por Internet para ir a sus salas del Centro Cívico. La verdad todo salió bastante bien salvo por 2 cosas sobre las cuales tengo duda:

1.- Que al momento de hacer el cargo a la tarjeta no lo hacen en soles sino en dólares. Antes esto no sucedía (o al menos hace unos meses, cuando he comprado entradas para ir a Risso o Primavera). Quisiera que me confirmen si esto es así. Aun no recibo el cargo en mi tarjeta, pero al momento de la compra indicaron eso.

2.- Lo que si fue algo muy extraño fue el cobro de S/. 2 por concepto de “Comisión de Venta Online”. No se si realmente me lo cargaron porque en la venta total que indican en la nota enviada a mi correo no suman esos 2 soles que indican allí mismo.

Imagen

Sería realmente una pena y un retroceso si es verdad que están cobrando por comprar por Internet.

Como prueba adjunto imagen de mi compra.

PD: Alguna vez también por Internet hice público mi agradecimiento ( http://kokyjabn.wordpress.com/2013/04/18/gracias-cineplanet/ ) cuando me ayudaron con unas entradas que perdí. Pero así como agradezco, lo justo es también comunicar lo que no está claro.





U 09-13

19 12 2013

Universitario 2013; el dejavú del  del 2009

“¿Comizzo a la selección?”… jajaja.

Fuera de bromas, tengo que decir que percibo los mismos sentimientos encontrados que en el 2009.

Soy simpatizante de la U; no puedo negar que cada vez que gana me alegro y si campeona, aún más. Pero nuevamente, como en el 2009 siento que este triunfo es en verdad poca cosa.

No quiero se aguafiestas, ni pesado, ni renegón; pero el saber qué hace unos meses se confirmó que no iríamos al mundial, hace ver que este es un premio que nos damos entre nosotros, entre mediocres.

Nunca peleamos nada internacionalmente, nunca aspiramos seriamente a nada fuera de nuestra burbuja descentralizada.

El 2009 me costó muchísimo “celebrar” el campeonato. Estaba realmente muy fresco el tema de la no-clasificación como para si quiera aplaudir por el “triunfo” local. Quizá ahora que tengo otras preocupaciones y atenciones esto no me afecta tanto, pero básicamente siento lo mismo.

Es una pena. Podríamos decir que “la U no tiene la culpa”; claro, pero como que celebrar un triunfo del fútbol peruano, me es difícil.

Como dije antes, no seré hipócrita, si me alegra que la U ganase, si deseaba que gane; pero como les comento, son sentimientos encontrados.

En el 2009 sí que ni sonreí; estaba muy molesto. Ahora como que estos asuntos me resbalan un poco. Pero igual sigo sintiendo indignación.

La verdad es que la coyuntura del 2013 ha sido pésima para celebrar cualquier cosa en el fútbol peruano, y cualquier hincha de cualquier equipo ha podido sentirlo así.

¿Cómo celebrar el triunfo de un deporte muerto y enterrado? Me cuesta mucho.





Dejar de ser gris

6 09 2013

Acaba la semana

y muy tarde, cuando no hay nadie,

va a ese barrio donde nadie le conoce,

donde tiene un pequeño lugar rentado

Donde está muy poco tiempo.

Solo 2 noches por semana

 

Allí se esconde para salir tan temprano

que casi nadie lo ve,

pero sale tan diferente;

llegó tan gris y ahora es un payaso.

 

Va por la calle hecho un payaso,

cara pintada y sonrisa grande

La gente lo mira

y ríe con él

 

Saluda todos, estrecha manos

da carcajadas

y besos también

 

Va corriendo, va bailando

o pegando saltos

Va tan payaso y la gente lo ve

Y ríen con él.

 

Recibe monedas,

Aunque nunca las pide.

 

A veces pone cara triste,

cara tan larga,

tanto como desee él.

 

Igual nadie se molesta, nadie le señala

Es un payaso, lo puede todo,

sin ser juzgado, ni criticado.

 

A veces regala dulces,

regala flores,

y canciones también.

 

La gente le recibe

pues es payaso, y todo lo puede dar,

sin pensar mal de él.

 

A veces lo ven manejando

no una bici, sino un triciclo.
Justo lo que quiere él.

Y va contento, pedaleando y silbando

con zapatos grandes.

La gente no le juzga,

Es un payaso

y se toman fotos con él.

 

Y así cada fin de semana

se vuelve payaso,

para dejar de ser gris

para dejar de fingir.

 

Porque descubrió

que solo siendo payaso

puede ser él.

 

Pero luego de 2 días

Y tantas alegrías…

Debe volver al gris

 

Vuelve de noche

a ese barrio donde no le conocen

para volver a ser gris

 

Y sale tan temprano

Sin sonreír, sin llorar.

Una sola cara, un solo color.

 

Para perderse entre todos y no resaltar

Para no ser otro que no quieran los demás

Y oprimir así su pecho, contener su pasión.

Y ser lo que debe ser,

Un hombre gris y sin corazón.

Jorge A. Baudouin





Chupón de lujo

14 08 2013

Un aparatejo de US$ 17,000 para que el bebe se lleve a a la boca… Es en serio?

Un chupón de oro blancode 14 kilates y 278 diamantes para alguien no es un exceso.

diamond-pacifier

Fuentes:

http://most-expensive.com/pacifier

http://omatmairis.wordpress.com/2013/08/07/diamond-pacifier/





Necio licor

25 07 2013

Emiliano salía de la oficina donde trabajaba junto a unos amigos en un pequeño estudios que ellos mismos dirigían. Celebraban que estaban juntos que las cosas iban bien y su proyecto caminaba.

Fue una tarde de licores.

Emiliano estaba bebido, ebrio… lo acompañaba Ramiro, también tomado.

Dando pasos que parecían amagues llegan a la puerta del ascenso. Ramiro lleva su dedo para tocar el botón que llame al ascenso y Emiliano lo detiene.

 

Ramiro: “Oe… compare, qué te pasa?”

Emiliano: “no…”

Ramiro: “No qué?”

Emiliano: “No!”

Ramiro: “No me friegues, déjame llamar al ascensor”

Emiliano: “No podemos”

Ramiro: “¿Pero por qué no?”

Emiliano: “Hemos tomado compadre… no podemos manejar”

Ramiro: “Verdad, pero si puedo”

Emilio: “No podemos… hay batida”

Ramiro: “Oiga compadre, pero de subida no he visto un solo tombo”

Emiliano: “Es que se esconden, pe. Esperan a uno pa’ sacarle plata. Sapos son.”

Ramiro: “Sino le damos plata.”

Emiliano: “A la policía se le respeta.”

Ramiro: “Entonces, por las escaleras? No quiero, mucha lata 8 pisos”

Emiliano: “Pero hacemos ejercicio; y bajamos toda la chela”

Ramiro: “Yo quiero bajar por el ascensor, que no fastidie la tombería”

Emiliano: “No!, nos vamos a matar!”

Ramiro: “Tienes razón, no podemos manejar”

 

Los dos amigos deciden ir por las gradas. Bajan como malabaristas. Sus manos se baten en el aire tratando de mantener el equilibrio.

Emiliano tropieza y empuja a Ramiro; este gira y lo toma a Emiliano de la camisa, jalándolo. Se golpean la cabeza en el aire y caen.

Uno contra el otro se golpea mientras ruedan por las escaleras; sus piernas dan contra las barandas.

Sus camisas se rompen, la piel de ambos se corta, sus rodillas y codos se raspan.

La espada de Ramiro  se dobla, mientras que el hombro de Emiliano se tuerce.

Así van rebotando contra todo como si alguien hubiese tirado pelotas sobre las gradas.

Al fin llegan al descanso entre pisos. Por un rato no se mueven.

El resto del grupo no escucha nada porque sigue celebrando y a esa hora el resto de oficinas ya están vacías.

 

Luego de unos segundos ambos se mueven, como reptando, retorcidos de dolor, aunque algo anestesiados por el alcohol ingerido… pero más mareados que nunca.

 

Entonces Ramiro es el primero en reponerse… se arrastra hasta poder apoyar su espalda contra la pared.

Ramiro: “Chochera, estás bien?”

“No, carajo… me duele todo” dice Emiliano tratando de apoyarse también para sentarse.

 

Ramiro: “Compare… sabes qué?”

Emiliano: “Qué cosa… ta’ que nos hemos sacado la mismísima…”

 

Ramiro: “Yo no sé cómo pero, no tengo brevete y todo este tiempo la policía nunca me ha parado en el ascensor”

***

Fin  








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.